Casos desde 2022

Hasta 2021 los casos están aquí.

Caso nº 223. Familia colombiana (MP-K, sep-nov- 2022)



Familia colombiana: padre, madre e hija de 3 años.

El caso llega a la Plataforma a través del colegio de la niña.

Incomprensiblemente a estas alturas, en el mostrador de su CS no sabían qué impreso tenían que darles para solicitar la asistencia sanitaria. Hablamos con el mostrador para decirles cuáles eran, aunque luego les dijeron que mejor los presentaran en Tarjeta sanitaria. 

El 16 de septiembre presentan toda la documentación de las 3 solicitudes.



22/11/2022. Contactan con la Plataforma de nuevo.


En el CS no les atienden porque dicen que tienen que esperar a recibir la carta de aceptación (hasta ahora no ha sido así). Han pasado más de 2 meses desde la presentación de la documentación en TS y siguen sin noticias. Están especialmente preocupados, tanto los padres como el colegio, por la niña. Tendría que revisarla algún pediatra, entre otras cosas para ver si está correctamente vacunada.

​Se contacta con Tarjeta sanitaria, donde nos dicen que esta familia está dada de alta en el sistema como solicitantes de asistencia sanitaria pública, por lo que pueden acudir a los servicios sanitarios sin problema. No se explican quién ha podido informarles mal. No ha cambiado nada y, aunque no tengan reconocido el derecho, como solicitantes tienen derecho a asistencia sanitaria.

Hablamos de nuevo con el Centro de Salud y le comunicamos lo dicho por TS. Esta vez sí comprueban que están en Civitas y por tanto les darán cita, aunque no aceptan demasiado bien la mala información que han dado.

Caso nº 222. Hombre búlgaro (FG, feb- 2.022)

Empadronado en Santander desde hace un año, en riesgo de exclusión, que es atendido de su grave enfermedad por una institución colaboradora de la administración. Terminado en febrero el plazo por el que se había otorgado esta asistencia, desde esa institución se dirigen a Tarjeta Sanitaria, al objeto de que el SCS le preste seguimiento y le facilite la medicación que necesita, pero se les informa que, como ciudadano comunitario, tendría que tener o tarjeta europea o un seguro privado.

Esta institución ha intentado obtener la tarjeta europea sin éxito, debido a la carencia de los necesarios datos identificativos de esta persona. Tampoco el consulado de su país ha sabido dar soluciones. Se presentó solicitud a TS para acogerse al art. 3ter, pero ha sido denegada por ser ciudadano de la UE.

Finalmente, en agosto, gracias a la insistencia de esta institución y debido a lo acuciante de su situación, la administración de Tarjeta Sanitaria ha buscado una vía para incluirle por el 3ter.

(Este caso no se ha llevado desde la Plataforma).

Caso 221.  Mujer e hija menor de edad, peruanas (JS, julio 2022)

Núcleo monoparental conformado por madre junto a su hija, menor de edad. Ambas de
nacionalidad peruana, empadronadas. 

A los dos meses de su llegada unas fiebres persistentes de la menor de edad precisan atención en dos ocasiones, sin hospitalización, en la Urgencias pediátricas de Valdecilla. Por esa atención se le requiere, de forma ejecutiva, el pago de 330,00 euros.

Puesta en comunicación con esta Plataforma se detecta que, por pocas fechas, su solicitud de
Tarjeta Sanitaria no posibilitó la aparición de sus datos en la plataforma informática
administrativa “Civitas”.

También detectamos una extrema precariedad de medios económicos y que su situación de
vulnerabilidad social es conocida y socorrida por diversas instituciones y organizaciones (de
ámbito educativo, de apoyo social, caridad…).

Como Plataforma asistimos y firmamos junto a la madre un Recurso de Reposición ante el
Director-Gerente de Valdecilla, para que reconsidere y anule tales facturaciones. En la actualidad se está a la espera de contestación por tal Recurso y de Resolución del Servicio
Cántabro de Salud sobre sus Tarjetas Sanitarias.

Caso nº 220. Mujer venezolana (JS, julio de 2.022)


Mujer venezolana de mediana edad, reagrupada en su momento por familiares en el
Estado Español. Residente de larga duración.

Por motivos personales hubo de viajar a su país de origen y la situación resultante de
pandemia por COVID imposibilitó su retorno en tiempo para renovación de la Tarjeta Sanitaria
en Cantabria, que caducó. Se presentaron dificultades para tener nuevamente acceso al sistema para atención sanitaria, entre ellos la falta de información oportuna y fiable a nivel de Servicio Cántabro de
Salud.

Una vez estudiada su situación, informamos y derivamos a la Seguridad Social, siendo éste el organismo que entiende y atiende el reconocimiento del derecho a la asistencia sanitaria pública a personas residentes. Luego, en su Centro de Salud y a la vista del documento expedido por la S. Social, se hacen las gestiones en Cantabria para recuperar Tarjeta Sanitaria.-

Caso 219. Mujer peruana. (K, 27 junio 2022)

Mujer peruana que presentó solicitud de asistencia sanitaria, una vez cumplidos los 3 meses de empadronamiento. Nos relata que le hicieron la solicitud de forma telemática y ahora tenía necesidad de ser atendida. Pero en el centro de salud que le corresponde por empadronamiento (El Astillero), le dijeron que no pueden atenderla porque no aparece en el sistema.
Contactamos con Tarjeta sanitaria, donde nos dijeron que acababan de darle de alta como solicitante y que ya podía ir al centro de salud. Nos informaron también que les había llegado la solicitud el 20 de junio, pero que con el volumen de solicitudes que tienen (especialmente con el tema de Ucrania), les resulta imposible llevarlo al día.

12/08/2022. Le requieren documentos que le faltan o están incompletos. Continúa en el sistema y le siguen atendiendo en el CS. Al mismo tiempo, está preparando la documentación para solicitar asilo.

19/09/2022. En extranjería ya le han proporcionado un documento (vigente hasta junio de 2023) que acredita su voluntad de presentar solicitud de protección internacional. De esta manera, su situación cambia en cuanto a la asistencia sanitaria. Tiene que ir al CS o a TS para que le den de alta como solicitante de protección internacional, dándole de baja como solicitante de asistencia sanitaria pública como extranjera no registrada ni autorizada como residente. También puede hacerlo en Cruz Roja que es el organismo que suele ayudar a gestionar los trámites de protección internacional.

Debe presentar copia de la “manifestación de voluntad de solicitar protección internacional”, así como padrón actualizado y copia de la carátula del pasaporte en la que consten sus datos. No hay impreso que presentar, simplemente la documentación y le dan de alta con el título 80- Solicitante de Protección Internacional. Desde ese momento, tiene derecho a asistencia sanitaria.
10/10/2022. Presentó la documentación en su CS y recibió posteriormente la confirmación de TS.

Caso 218 hombre peruano. (JAA, marzo 2022)

Su hija, residente en España desde hace cuatro años y en situación regular, dado el estado de su padre que vivía con su mujer hasta hace un mes en Perú, con problemas médicos (insuficiencia respiratoria poscovit y otros), recomendó a su padre y a su madre venir a España.

Ya en España, y dada la situación médica que mostraba, fueron a Urgencias de Valdecilla y le ingresaron para realizarle unas pruebas. La hija nos informa de que a su padre le están mirando y que le tienen que hacer un escaner, entre otras pruebas, para valorar su situación. Realizadas las pruebas se confirma que el paciente va a necesitar, cuando salga de Valdecilla, tomar una medicación y oxígeno.

La hija nos comunica, en los días que su padre está ingresado, que le ha llegado una citación para que se pase por el pabellón 21, Facturación, porque quieren aclarar cuál es la situación del paciente: si tiene algún seguro y además cumplimentar algunos datos.

En Facturación la hija explica que su padre no tiene seguro privado, el seguro de viaje ya caducó. En Facturación le informan de que cuando finalicen las pruebas que aun tienen que hacerle y concluya su estancia en el hospital, le pasarán una factura que deberá abonar en los plazos reglamentarios. El enfermo no tiene la posibilidad de hacer frente a los gastos sanitarios que puedan producirse.

Cuando le dan el alta le prescriben una medicación y la necesidad de hacerse con un concentrador de oxígeno.

En estos momentos el paciente está a la espera de tener tres meses de empadronamiento y lograr una atención médica que ahora no tiene. Le ha llegado una factura de 5.000 euros.

El 1 de septiembre, la hija del paciente, nos comunica que le han informado a través de la trabajadora social del hospital, donde su padre ingresó de nuevo dada su situación médica, que la petición de ser atendido por la sanidad pública ha recibido una respuesta positiva. Le tendrá que llegar esa confirmación por escrito.
Ya está recibiendo atención a su problema respiratorio y tiene ya un concentrador de oxígeno.

Caso 217. Hombre británico. (K, mayo-junio 2022)

Ciudadano británico que lleva viviendo muchos años en España (desde 2004 aproximadamente). No se registró como ciudadano europeo en su momento lo que le impidió, en 2020, obtener la TIE como ciudadano británico. Necesita atención médica por varios problemas de salud, además de tener un problema cognitivo no diagnosticado.

Al quedarse sin dinero y en situación de calle, desde 2017, está en Cocina Económica. En el año 2018 (antes de que entrara en vigor la reforma) le dieron el derecho a atención sanitaria hasta el 23/05/2020.

Desde esa fecha, desde Cocina Económica, han intentado hacer la renovación pero ha sido imposible.

A pesar de que UK ya no está en la UE, sigue habiendo un convenio vigente en materia sanitaria, por lo que el SCS le ha rechazado por 2 veces la asistencia sanitaria, acogiéndose al nuevo artículo 3 ter de la Ley 16/2003 de la reforma de 2018. A pesar de que han presentado incluso un documento de su país en el que consta que NO tiene derecho a atención sanitaria en UK.

Desde Cocina Económica han hecho las gestiones para conseguirle la residencia, la atención sanitaria y otros beneficios y todo se lo han rechazado.

Como en otros casos que tenemos que no tienen la residencia legal en España, pero son de la UE, se quedan en un limbo, a pesar de no tener asistencia sanitaria en su país.

En el INSS nos confirman que a ellos sólo les corresponde reconocer la asistencia sanitaria a quienes tienen residencia legal en España. Y como única solución, nos aconsejan intentar obtener la residencia legal alegando circunstancias excepcionales.

Al hablarlo con Cocina Económica, nos comentan que solicitaron la residencia por motivos excepcionales, pero no en concreto por enfermedad sobrevenida, que es otra posibilidad que le sugerimos. No lo han intentado por esa causa porque piden muchos informes médicos, que no tienen. Y el proceso de solicitud, que finalmente le denegaron, tardó 1 año y medio.

Le sugerimos que quizás a través de urgencias logren obtener los informes que necesitan. Quedan pendientes de decidir qué hacen, porque temen que lo atiendan y no lo deriven al especialista y si lo hacen, que le facturen, con los problemas que esto acarrearía.


Caso 216. Joven hondureña. (JS-K, abril 2022)

Joven hondureña que tuvo un ingreso muy prolongado tanto en Valdecilla, como posteriormente en Liencres, que depende de Valdecilla. Indocumentada a su ingreso en Valdecilla, a través del servicio de Trabajo Social del hospital se logró documentarla de nuevo y con posterioridad, le concedieron un permiso de residencia temporal, de un año, por motivos excepcionales de salud.

Hace poco tiempo le dieron de alta en Liencres y está ahora ocupando una plaza concertada con el ICASS, en una residencia para personas que tienen algún déficit de salud mental, inclusive físico. A su llegada a la residencia, empezaron a hacer las gestiones para cambiarla al centro de salud más próximo. Fue entonces cuando se detectó que no se habían hecho las gestiones necesarias para cambiar la catalogación sobre la que se sustentaba su tarjeta sanitaria, con lo que Tarjeta sanitaria del SCS le retiró la asistencia sanitaria. Quedó fuera del sistema, sin médico que la siguiera, ni posibilidad de que le hicieran las recetas de una medicación necesaria que se le estaba acabando.

Acudieron a nosotros desde la residencia y se contactó con el INSS, desde donde nos comunicaron el camino a seguir: la trabajadora social de la residencia (como representante de la joven hondureña), tenía que hacer la solicitud de la asistencia sanitaria a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social, sin certificado; facilitándonos el enlace. Así lo hicieron y quedó solucionado el caso.

Caso 215.  Mayor cubana (FG, may 2022)

Residente en España desde 2012. Salía y entraba. Volvió a España en dic-2020 y en jul-2021 le otorgan asistencia sanitaria por la vía del 3ter, cuando tenía caducado su permiso de residencia. Poco después se lo renovaron por otros 5 años.

Ahora ya no le han renovado la asistencia sanitaria por el 3ter al ser residente legal. Había caducado el 15-mar. El 25-mar-2022 el ICCAS le reconoce dependencia grado III, y tiene un importante gasto en medicamentos que la familia no puede asumir.


Caso 214. Mujer colombiana (MP, abr-2022)

En dic 2019 recibió asistencia en un hospital público español por la que le facturaron casi 600€. Ha estado cambiando de domicilio en varias ocasiones por lo que, al parecer, no recibió requerimientos para este pago hasta que en sep-2021 la agencia tributaria de Cantabria se lo reclama, ahora con recargo. Ante la amenaza de embargo de su cuenta bancaria se ve obligada a recurrir a donativos para poder pagar. Desde la Plataforma, a estas alturas del procedimiento administrativo, sólo queda guardar registro del caso. 28-nov-2022: MP informa que ya tiene su situación regularizada.


Caso 213.  Joven peruana (JS enero 2022)

Joven peruana, ingresa a España en noviembre de 2.021. Empadronada en Santander.
Entrevista de presentación, conocimiento de circunstancias personales y acompañamiento.
Contando con tres meses de empadronamiento, a principios de febrero de 2.022 registra solicitud de Tarjeta Sanitaria.
Por parte de este Servicio se le requiere cita presencial para subsanación de errores en su solicitud. Plataforma la acompaña en el trámite.
Con fecha 09.05.22 recibe Resolución favorable y se encuentra incluida en el servicio en el servicio público sanitario cántabro, con su Tarjeta Sanitaria.


Caso 212. Niño peruano. (K, mar 2022)

Niño peruano, de 10 años, con distrofia muscular. La madre solicitó en el Centro de salud la asistencia sanitaria, para el niño y para ella, aunque todavía no cumplen los 3 meses de empadronamiento. Allí le recogieron la solicitud a finales de enero, pero no lo derivaron a la trabajadora social, ni le admitieron la documentación que acreditaba la enfermedad del niño. Se contacta con tarjeta sanitaria y se le envía la documentación del diagnóstico, la valoración de incapacidad y la carta del colegio de Santander, donde ha sido escolarizado, en la que solicitan sea visto por los médicos cuanto antes de cara a dar la atención educativa adecuada. Nos contestan que han dado de alta al niño en el SCS, como solicitante de asistencia sanitaria pública y por tanto, ya puede pedir cita médica y con trabajo social de su centro de salud, para que le asesoren con las gestiones para la valoración de la discapacidad. El día 10 de marzo ya tuvo consulta con la pediatra, quien lo derivó a especialidades de Valdecilla para su valoración y solicitó la cita con trabajo social. La madre tendrá que volver a solicitar la asistencia sanitaria cuando cumpla los 3 meses de empadronamiento.


Caso 211. Niña croata (FG, mar 2022)

Niña de 8 meses con solicitud de nacionalidad española en trámite, que padece una enfermedad neurológica. De Valdecilla les proponen que se pida una segunda opinión un hospital  de Barcelona, pero también les dicen que su situación administrativa no lo permite.

Se sugiere a la madre que pida cita en el INSS para que les expliquen la situación administrativa de la niña antes de mover otros hilos (consulta a abogado, a las autoridades croatas,…).
9-mar: En facturación de Valdecilla le dicen a la madre que la manera más fácil de hacerlo para evitar papeleos absurdos es plantarse en Barcelona e ir por urgencias al hospital un día en que el especialista que la puede ver esté de guardia. Porque con la tarjeta sanitaria europea no iba a tener problemas.

En el INSS le dijeron que no iban a tener número de tarjeta sanitaria mientras trabajen en el extranjero así que no pueden gestionarlo a través del número de tarjeta.


Caso 210 peruanos (MS febrero 2022)

Familia peruana, se trata de un matrimonio joven con una niña de 3 años y la madre embarazada de casi 8 meses. Llegaron a España hace 2 semanas. Después de empadronarse se dirigen al Centro de salud que les corresponde para hacer el seguimiento del embarazo. En principio se les niega la asistencia, a pesar de que carecen de recursos. Contactan con la Plataforma y tras consultar al servicio de Tarjeta S, les recomendamos que se dieran de alta en el Sistema como privados. Solicitamos cita con la Matrona y la Trabajadora Social pero esta última no nos la facilitaron. Desde que iniciaron los trámites y en cada paso que dan se les amenaza con la facturación y los altos precios de la atención sanitaria. Tras la consulta de la Matrona se emite el parte de facturación. Está pendiente de otras pruebas diagnosticas Actualmente, estamos a la espera de reunirnos con la Trabajadora Social.
Finalmente, se hace un seguimiento adecuado del embarazo y del parto (mostrando gran satisfacción con la atención recibida). En junio le conceden el documento de Asistencia Sanitaria para 2 años. Pendientes 2 partes de facturación.


Caso 209 peruanos (MS febrero 2022)

Matrimonio de Peruanos de 70 y 81 años, reagrupados en Santander por sus hijos desde hace 5 años. El señor tiene problemas importantes de salud y a ambos le retiraron la TS en 2021 tras la sentencia del Supremo. Se trata de personas muy vulnerables, sin cobertura sanitaria y sin recursos suficientes para costearla. Contactan con la Plataforma porque en la Oficina de Extranjería no les permiten presentar la solicitud de renovación de la Tarjeta de residencia, alegando que están fuera de plazo- El retraso se ha producido por la demora de las citas en la oficina de Extranjería y por la lentitud de la Embajada Peruana en renovarles los pasaportes. La actuación de los hijos con relación a la renovación de la Tarjeta ha sido correcta. El padre tenia previsto un viaje a Perú para visitar y despedirse de sus familiares pero ahora les preocupa que no le dejen entrar de nuevo en España. Tras varias gestiones de la Plataforma se contacto con la Oficina de Extranjería y se solucionó el caso. 
Después de 5 años de residencia legal en España, consiguen la “residencia permanente” y en junio, se inician los trámites en el INSS para conseguir la Asistencia Sanitaria.


Caso 208. Joven salvadoreña. (K, ene 2022)

Madre e hija salvadoreñas a quienes han concedido la residencia como asiladas de protección internacional. Han tenido tarjeta sanitaria las 2 cuando estaban en el proceso, pero cuando han ido a solicitar la renovación en su centro de salud les dijeron que sólo la de la madre, que para la hija tenía que ser en el INSS, sin saber decirles el motivo de esa diferencia entre una y otra. En el INSS le piden libro de familia o partida de nacimiento apostillada de la hija (la tienen sin apostillar) para demostrar que es la madre. Pero ellas no pueden acudir a consulado o embajada para solicitar esos documentos de su país, dada su condición de asilo. Las remiten a Extranjería, que tampoco le dan una solución. Acuden a Cruz Roja, donde han estado pasando el proceso y la abogada solicita de forma oficial un documento acreditativo del proceso y condición de refugiada, a la Subdirección General de Protección Internacional, del Ministerio del Interior en Madrid. El documento ha tardado en llegar, por lo que se pusieron en contacto con la Plataforma. Tras intercambios de correos con el INSS y Tarjeta Sanitaria, finalmente el INSS va a reconocerle la asistencia sanitaria como titular del derecho. Nos dicen que primaría el derecho como beneficiaria de su madre, antes que el de reconocimiento como titular, pero hasta que puedan conseguir esa documentación se le va a reconocer la asistencia sanitaria de esta forma. Para ello ha tenido que hacer la solicitud a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social sin certificado y sólo está pendiente de que le llegue. A principios de febrero llegó la comunicación del INSS, con la que ha podido tramitar la tarjeta sanitaria en el Centro de salud sin ningún problema.


Caso 207. Mujer venezolana (JS, enero de 2.022)

Mujer venezolana en avanzado estado de gravidez. En un primer momento y después
de empadronarse se dirige al Centro de Salud que le corresponde para requerir seguimiento
de su gestación. Realiza solicitud de Tarjeta Sanitaria, el personal administrativo le indica que
debe esperar la respuesta oficial y que ésta puede demorar meses.
Se dirige a nuestra Plataforma.
Comunicamos con la Trabajadora Social sanitaria de ese Centro de Salud para informarle sobre
lo que consideramos situación de desprotección ante embarazo. Se interesa y fija una
entrevista presencial.
Tras recibirla y conocer el caso dicha profesional realiza gestiones dando como resultado la
primera cita con matrona, preceptiva de seguimiento adecuado ante un embarazo.
Dicha matrona hace parte asistencial a su Gerencia, de facturación por sus servicios:
Documento que no es firmado, para conocimiento y como es preceptivo, por esta mujer
inmigrante.
Parte que luego da como resultado una Notificación de cobro ejecutivo por 30,00 euros que
emite la Gerencia de Atención Primaria de Salud. Lamentablemente esta Plataforma tuvo
conocimiento muy tarde de todo este despropósito, una vez pasados los plazos de descargo.
Por último, esta mujer solicitó Asilo, tanto ella como un hijo adolescente y su hija pequeña.
También su pareja actual. En la actualidad todos han accedido a protección internacional inicial
en el Estado Español, por tanto cuentan con Tarjeta sanitaria.











No hay comentarios:

Publicar un comentario